El sentido de las obras

Leer a Rodrigo Fresán escribiendo sobre The Wire es como ver jugar a Maradona en Maracaná. Su pensamiento sobre David Simon me hace reflexionar sobre las misiones en la vida, sobre los quehaceres y sobre los sobres que llevan dentro cartas repetidas. Sobre sobrarse o no llegar nunca a faltar.

“(tras hablar de los nuevos proyectos de David Simon)
Todo bien, todo muy interesante.

Pero, si me lo preguntan, David Simon -y los productores-tendrían que haberse arriesgado a algo tan obvio como revolucionario: arreglárselas para que The Wire no termine nunca que siguiera por y para siempre, que sus actores acabaran convirtiéndose en los personajes que interpretan y que, con el tiempo, como el Tlön del relato de Borges, Baltimore fuera invadiendo nuestras vidas y cubriéndolo todo.

Y que el mundo -y el tiempo del mundo- sea Baltimore”

Acerca de cosasserias

Escritor, crítico de cine, noctámbulo, roncador, creativo de publicidad, chirigotero, gordo, poeta, de mal humor si no le da tiempo a ducharse, adicto a las cosas que molan, deportista de salón, insomne, diplomado en filología hispánica. Esta será mi página para las cosas serias que tengo que afrontar de una vez por todas: ser lo que quiero ser dentro de la diáspora personal de mi propia esencia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El sentido de las obras

  1. Roberto dijo:

    Acabo de terminar “Historia argentina”. Me ha parecido prodigioso.

    Por cierto…pásame alguna camiseta..

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s